¿Qué está haciendo la NABP para ayudar a los consumidores a identificar sitios sin riesgo?

Compre sin riesgo

Por qué puede ser arriesgado comprar por internet

No todos los sitios web que venden medicamentos son iguales. Algunos funcionan de manera ilegal y posiblemente vendan medicinas y dispositivos falsificados, con lo cual ponen en riesgo su seguridad, su salud y sus datos personales.

  • Hay sitios web que venden remedios falsos que contienen raticidas, pegantes, tiza o gis, y otros rellenos tóxicos.
  • Otros no manejan su pago o sus datos personales de una manera segura, dejándolo a usted vulnerable al robo de su identidad.
  • Otros más toman su dinero y no le entregan ningún producto o lo inscriben automáticamente en costosas estafas cuando regrese a reabastecerse.
  • Es más, sin la receta de un médico o sin un farmacéutico que le conteste sus preguntas, usted también aumenta el riesgo de que le diagnostiquen mal su dolencia o que sufra efectos adversos graves cuando tome su medicina.

Cómo identificar una farmacia tramposa en internet

Usted puede seguir con plena confianza sabiendo que va a recibir los medicamentos debidos cuando compra de un sitio web cuyo nombre de dominio termina en punto pharmacy (.pharmacy), pero también debe estar enterado de los signos que definen un sitio web tramposo. Los sitios que muestran cualquiera de las características que se detallan a continuación posiblemente vendan medicamentos recetados que son falsificados, contaminados o peligrosos de una u otra manera.

No le piden una receta médica: Los expendios de medicamentos en internet dejan dudas cuando envían medicamentos recetados sin exigir que el paciente o el médico remita una receta médica, o sin comunicarse con el médico del paciente para obtener una receta médica válida (si es que se necesita).

La receta se basa exclusivamente en un cuestionario que se rellena por internet: Cuídese de sitios en internet que expendan medicamentos basándose exclusivamente en un formulario que el paciente rellena, sin pedir que haya una relación preexistente con un médico e incluso, sin pedir un examen físico en persona. En los Estados Unidos, la mayoría de las asociaciones estatales de farmacias, los colegios de médicos, la Administración Federal de Fármacos y Alimentos (la FDA), la Administración Antidrogas (la DEA), la Federación de Colegios Médicos Estatales, la Asociación Estadounidense de Médicos (AMA) y la NABP están de acuerdo de que esta práctica es ilegal o no cumple con las normas de atención médica aceptada.

No tiene ni teléfono ni dirección física: Todo expendio de medicamentos por internet debe documentar claramente en su sitio web un número telefónico gratuito y una dirección física de la farmacia. Evite todo expendio que solo les permita a los clientes comunicarse por correo electrónico.

No hay consulta con un farmacéutico: Una farmacia legítima les permite a los pacientes tener contacto con sus farmacéuticos, ya sea por teléfono o por comunicación por internet de modo protegido, en caso de que surjan preguntas sobre los medicamentos.

Renuncias: Ninguna farmacia legítima les exige a sus pacientes que antes de abastecerles sus medicamentos firmen aclaraciones legales y renuncias a sus derechos.

Medicamentos limitados: Muchos expendios por internet que no son dignos de confianza ofrecen solo un número limitado de medicamentos, venden sobre todo sustancias controladas o medicamentos que alteran el “estilo de vida,” y que tratan dolencias como impotencia, obesidad, herpes, dolor y acné.

Invitaciones por correo basura (o sea, spam): Muchas páginas web que anuncian por mensajes electrónicos no solicitados son operaciones ilegales y no son fuente digna de confianza para adquirir nada, sobre todo algo tan fundamental como medicamentos recetados. Según la Comisión Federal de Comercio del gobierno estadounidense, estos mensajes pueden infectar su computadora con programas espías que afectan el rendimiento, instalan rutinas que captan y graban todo lo que usted hace en el teclado, propagan virus, y “secuestran” la computadora del consumidor para ponerlo a repartir más correo basura. Este tipo de mensajes engañosos también los usan para “convencer” al consumidor a divulgar información sensible o datos personales, inclusive números de tarjetas de crédito y otros datos sobre sus finanzas.

Para ayudarles a los consumidores a enterarse sobre estos sitios web tramposos, la NABP hace un repaso constante de sitios que venden medicamentos recetados para determinar si representan algún riesgo. De los más de 10,900 sitios que se han investigado, la NABP ha definido que casi el 97% se clasifican en la categoría de No recomendados porque parecen estar funcionando en conflicto con las leyes farmacéuticas de los Estados Unidos o no cumplen con normas que garantizan la seguridad del paciente. Los 10,521 expendios de medicamentos por internet que actualmente figuran en la lista de No recomendados se caracterizan así:

  • 88% no exigen una receta médica válida
  • 59% expiden recetas médicas con una consulta por internet o con solo rellenar un formulario
  • 16% no ofrecen ninguna seguridad
  • 12% expenden sustancias controladas